BiGTEAM

TERAPIA MUSICAL

La música tiene el poder de hacernos sentir un amplio abanico de emociones: rabia, tristeza, alegría, ilusión, diversión…nos ayuda a expresarnos cuando las palabras no salen. Seguro que ahora mismo estás pensando en aquella canción, que aunque pasen los años, sigues cantando o bailando cada vez que suena en la radio.

Todos escuchamos algo de música a lo largo del día. La música funciona como Terapia para todos, más si cabe para aquellas personas que encuentran complicaciones para expresar sus sentimiento y emociones o para aquellas que presentan dificultades a nivel motriz. 

 

La Terapia Musical o Musicoterapia es todo aquel contacto con los sonidos, la música, los instrumentos a través de la identificación, asociación, experimentación, incluso el juego. Simplemente el hecho de sentarse y escuchar música ya sería terapia musical.

Según diversos estudios, después de un ensayo, por ejemplo, se detecta un aumento de los niveles de oxitocina, lo que se traduce en estados emocionales de mayor confianza y bienestar.

Otro experimento (Särkämo, 2008) demostró que los estímulos musicales afectan nuestra integridad física, emocional, cognitiva y hasta espiritual. Su simple escucha diaria durante medio año, mejoró aspectos cognitivos en personas que se recuperan de daños cerebrales ocasionados por un ictus.

La música es un recurso terapéutico al que todos tenemos alcance. Con ella  podemos encontrar calma o avivar nuestro ánimo. Su compañía mejorará nuestro bienestar porque: 

      • La voz es el mejor instrumento musical: te acompaña permanentemente, y como dice el refrán: “Quién canta sus males espanta”. 
      • En momentos de estrés o en épocas de decaimiento, dedica unos minutos a escuchar tranquilamente esas obras que sabes pueden aportar lo que necesitas.
      • Es el mejor activador para la pereza. ponte unos auriculares y conecta la música o sube el volumen de la radio, sin darte cuenta estarás haciendo aquello que más pereza te produce, rebosando de endorfinas y satisfecho de tu decisión.
      • Muévete, sin prejuicios ni vergüenza, descubrirnos como seres rítmicos y expresivos. Más allá de hacerlo mejor o peor, podemos encontrar una herramienta curativa.
      • Escucha tu música favorita: Durante unos minutos, tus neuronas se dinamizarán y tu cerebro se inundará de mensajeros químicos que te provocarán una sensación de plenitud y bienestar.

¡ATRÉVETE A CANTAR! ¡DISFRUTA DE LA MÚSICA! ¡BAILA!

All Right Reserved 2021 BigYoCuido