BiGTEAM

Terapia de reminiscencia

La terapia de reminiscencia es una técnica de estimulación cognitiva muy utilizada con adultos mayores, sobre todo con aquellos que presentan demencia o deterioro cognitivo. Consiste en reflexionar y comentar sobre los eventos, experiencias y recuerdos personales, sobre el pasado y la experiencia vital propia.

Es por ello que esta terapia se adapta perfectamente a las personas con Alzheimer y otro tipo de demencia, ya que suelen presentan trastornos graves en la memoria más reciente, mientras que los recuerdos antiguos y remotos están relativamente preservados, según la etapa de la enfermedad.

El objetivo principal de la terapia de reminiscencia es la estimulación de la memoria episódica autobiográfica, pero además, potencia otros aspectos cognitivos como la atención y el lenguaje. Centrarse en las capacidades y recuerdos preservados promueve la comunicación y permite a la persona conectar con su pasado y recuperar su sentido de identidad personal, reduciendo la angustia vital y mejorando la adaptación al presente. 

Mediante la utilizando diferentes temáticas, actividades y elementos u objetos que sirvan como desencadenantes de recuerdos, existen diversas formas de llevar a cabo esta terapia; de manera individual o grupal, con sesiones estructuradas y dirigidas por un profesional o de una forma más informal con la colaboración de la familia o cuidador en cualquier momento del día (al ir a comprar, en la cocina, en el baño, etc).

¿Qué recursos se pueden emplear? Algunos ejemplos que pueden ser interesantes son:

      • Libro de la memoria: Libro donde se recogen sistemáticamente los datos fundamentales de la biografía de la persona, estructurados en el orden habitual de los acontecimientos biográficos. El libro presenta espacios donde insertar fotografías de personas y lugares, así como otros documentos y espacios donde escribir nombres de personas, lugares y acontecimientos significativos con breves descripciones.
      • Caja de los recuerdos: Selección de objetos que ayuden a las reminiscencias de la persona y guardarlos en una caja. Estos objetos se usarán para reforzar las tareas de reminiscencia. Se incluirán elementos como fotografías, carnet de pertenencia, relojes, joyas, cartas, postales, libros, folletos, colecciones, recortes de prensa, etc.
      • Materiales gráficos o audiovisuales: Libros históricos, canciones, películas, álbumes, postales, etc.
      • Objetos familiares: Estos objetos no tienen por qué tener relación emocional con el paciente. Se utilizarán como estímulos para obtener reminiscencias (objetos de cocina, de baño, de decoración, etc).

Nos podemos encontrar en situaciones en las que la evocación de recuerdos resulte difícil para ciertas personas en algunas ocasiones. Es importante destacar algunos aspectos positivos que debe producir la reminiscencia:

      • Debe centrarse en elementos y aspectos positivos de los recuerdos, más que las discapacidades. De este modo ayudará a mantener y reforzar la autoestima.
      • Debe permitir expresar y compartir las experiencias acumuladas a lo largo de la vida, dando importancia a su experiencia y sabiduría, haciéndoles conscientes de sus logros.
      • Ha de fortalecer el mantenimiento del sentido de identidad personal.
      • El tiempo dedicado a la reminiscencia se ha de convertir en una experiencia positiva y estimulante. El hecho de estar en un determinado contexto social y hablar de su propia vida puede ser realmente muy gratificante para la persona, optimizando también la relación familiar al encontrar un significado vital y recordar la importancia de estas relaciones.
No te pierdas nuestra próxima entrada en nuestro BiG BLOG! 

All Right Reserved 2021 BigYoCuido