BiGTEAM

Síndrome del atardecer en Alzheimer

Cuando hablamos sobre la enfermedad de Alzheimer, seguramente lo primero que se nos viene a la cabeza son problemas de memoria. Pero la sintomatología de esta enfermedad es mucho más compleja, pudiendo aparecer trastornos conductuales, psicológicos, físicos y cognitivos muy diversos.

Uno de los síndromes comunes en el Alzheimer y otras demencias es el síndrome del atardecer, o también llamado síndrome del ocaso. Se puede definir como un incremento de agitación, actividad y comportamiento negativo a última hora de la tarde o primera de la noche. Los síntomas más comunes son:

      • Fatiga, confusión y desorientación
      • Agitación, irritación e inquietud
      • Confusión entre el día y la noche
      • Menor necesidad de dormir
      • Agresividad verbal y/o física
      • Deambulación nocturna
      • Alucinaciones y/o pensamientos delirantes

Entre las causas de este síndrome, podemos mencionar que en el Alzheimer y en otros tipos de demencias se genera menos melatonina (hormona responsable en el proceso de conciliar el sueño) y se producen alteraciones en los ritmos circadianos (aquellos cambios naturales tanto físicos como cognitivos y conductuales que presentamos en un ciclo de 24 horas, relacionados con la luz y la oscuridad). Además, las alteraciones cognitivas propias de la enfermedad dificultan el reconocimiento de la hora de acostarse, unido a posibles distorsiones perceptivas por la disminución de la luz del entorno, cansancio físico y mental, cambios ambientales, etc. La agitación en una persona con Alzheimer puede ser una forma de comunicarse o expresar algo que le incomoda (miedo, cansancio, etc.)

La sintomatología relacionada con el síndrome del atardecer puede tener muchas repercusiones negativas en el día a día tanto de la persona que lo sufre como de los cuidadores de la misma. 

¿Qué podemos hacer para disminuir estos episodios?

      • Intentar mantener una rutina de horarios fija: realizar siempre a la misma hora actividades como levantarse y acostarse, las comidas, la higiene.
      • Asegurase de que la persona ha descansado bien y evitar que duerma durante el día.
      • Realizar actividad física por la mañana
      • Controlar el tiempo y la cantidad de estímulos que recibe (ruidos fuertes, iluminación excesiva/insuficiente, hablarle muy rápido, mucha gente, etc.)
      • Fomentar la exposición a la luz natural durante el día, que ayuda a marcar el ciclo vigilia-sueño
      • Identificar y tratar otras condiciones de salud (infecciones, gripe, dolores musculares, etc.)
      • Mantener el entorno adaptado: sin obstáculos ni barreras, con buena iluminación por el día y por la noche, sin ruidos, etc.
      • Evitar bebidas, comidas y sustancias estimulantes a partir de ciertas horas del día (nicotina, cafeína, teína).
No te pierdas nuestra próxima entrada en nuestro BiG BLOG! 

All Right Reserved 2021 BigYoCuido

× ¿Tienes alguna duda? Pregúntanos