BiGTEAM

La heminegligencia y cómo repercute en la vida diaria

Las personas que han sufrido una lesión cerebral, como un ictus o un traumatismo craneoencefálico, pueden presentar un síndrome denominado heminegligencia.

La heminegligencia se puede definir como la dificultad o incapacidad para poder detectar, orientarse o responder a los diferentes estímulos que ocurren en el lado contrario en el que se ha sufrido la lesión. Es decir, si la lesión ha tenido lugar en el lado derecho del cerebro, presentará dificultades en relación a los estímulos (de su propio cuerpo o del entorno) del lado izquierdo.

La persona con heminegligencia puede tener problemas para reconocer partes de su cuerpo, responder a estímulos visuales, táctiles o auditivos del lado afectado, obviar una parte de su cuerpo o dejar de utilizarla. Podemos imaginarnos las dificultades que esto puede tener en el día a día de la persona que lo padece y su funcionalidad, por ejemplo:

      • Comer una parte del plato, dejando intacta la otra. No encontrar los cubiertos ni utensilios del lado más afectado. 
      • Lavarse, afeitarse, cepillarse los dientes o maquillarse solo una parte de la cara. 
      • Problemas para colocar de manera correcta las prendas al vestirse, dejar una parte de cuerpo sin cubrir. 
      • No leer textos o notas completas, ni pantallas de diferentes dispositivos
      • Lesiones y heridas por golpes con objetos o paredes en el lado afectado al caminar o al hacer alguna actividad. 
      • Dificultades de orientación al no percibir por completo todo lo que ocurre en su entorno (en la realización de compras, en el uso de transporte público, etc.)

¿Qué podemos hacer para mejorar el día a día de la persona con heminegligencia? Algunas recomendaciones generales y estrategias:

      • Ofrecer estímulos en el lado que ignora para que vaya ganando consciencia, como colocarnos en esa parte cuando vayamos a hablarle o cuando le acompañemos al caminar. 
      • Adaptar el entorno, protegiendo las zonas peligrosas o esquinas y obstáculos con los que pudiera lesionarse o tropezar. 
      • Instruir y guiar para empezar a vestirse y lavarse por el lado afectado y revisarse a sí mismo siempre ambos lados antes de terminar. 
      • Empezar colocando los materiales que necesite (en las comidas, en la higiene, etc.) en su línea media y, poco a poco, ir colocándolos cada vez más en el lado afectado, de manera gradual según vaya adquiriendo consciencia. 
      • Instruir y guiar para que haga un barrido visual con movimientos más amplios de cabeza hacia el lado afectado.
      • Utilizar espejos durante la realización de las diferentes actividades de la vida diaria si es posible (afeitado, maquillaje, vestido)
      • Instruir o colocar el brazo del lado afectado siempre a la vista. Por ejemplo, durante la comida, no dejarle apoyado en las piernas, sí encima de la mesa. Puede utilizar algún complemento llamativo como relojes o pulseras de colores vivos. 
      • Colocar indicativos llamativos en las zonas que ignore. Por ejemplo, al leer, una pegatina roja en el lado del texto que obvie.
No te pierdas nuestra próxima entrada en nuestro BiG BLOG! 

All Right Reserved 2021 BigYoCuido

× ¿Tienes alguna duda? Pregúntanos