BiGTEAM

La adaptación al ingresar un familiar en un centro

El sentimiento de culpa, en cualquier circunstancia de la vida, aparece cuando se produce un choque entre el modelo ideal de conducta interiorizado y lo que se hace en realidad. Se produce una confrontación entre lo que nos han enseñado que debíamos hacer y lo que en realidad tenemos que hacer.

Se trata de un sentimiento interno que se produce ante la creencia de haber infringido un principio ético o normal social. Este sentimiento es sin duda, uno de los muchos que nos van a aflorar en el momento de ingresar a nuestro familiar en un centro, especialmente, si se trata de un Centro Residencial donde el mayor no regresa a casa.

 

Los familiares a menudo sienten que llevar a la persona a una residencia es una traición. El pensamiento general es el que debería haberse hecho cargo por más tiempo y se sufre ese sentimiento de culpa.

Sin embargo, por nuestra propia salud mental y la de nuestro familiar es importante tener en cuenta que el traslado a un centro residencial no significa abandono de hecho, algunos/as cuidadores sienten que la atención residencial les ayuda a tener una mejor relación con la persona, ya que su tiempo juntos puede ser más especial, menos estresante y más como lo que solía ser antes de que llegase la constante preocupación sobre aspectos prácticos del cuidado. Sobre todo en los casos en los que se ha sufrido en Síndrome del cuidador quemado.

Entrar en un centro es, sin embargo, un momento de transición; puede llevar a la persona y a su cuidador un tiempo para asentarse y acostumbrarse al cambio. Toda persona necesita pasar por las diferentes fases del proceso de adaptación. 

Lógicamente llevar al mayor a una residencia no significa que los familiares se vayan a desatender de su familiar. Asimismo, los centros destacan la importancia del papel de la familia en la adaptación y seguimiento en los centros. 

¿Cómo podemos adaptarnos al cambio?

Lo primero que debemos de tener claro es que nuestra inteligencia emocional es la clave para poder adaptarnos, el primer paso es reconocer que te estás enfrentando una transición importante. Para ello, es necesario hacer una pause, respirar y entender el desafío. 

En segundo lugar, la comunicación es un recurso muy importante por ello, es imprescindible identificar los puntos positivos y beneficios de este cambio. Si es necesario, se puede llegar a escribir o compartir con otras personas, en muchos casos, existen recursos dentro de los propios centros para la adaptación del familiar de la persona que ingresa. 

Aunque puedas sentir que nada se puede comparar con el nivel de atención que le diste a tu familiar en vuestra casa, debes tener en cuenta que la atención en centro especializado puede ser buena y de calidad, y está disponible las 24 horas del día. Algunas personas descubren que su familiar realmente mejora en una residencia porque recibe atención de una manera consistente y continuada, en comparación con la que los miembros de la familia podían ofrecer, pero que simplemente no podían mantener de manera efectiva en el entorno familiar.

En tercer lugar, podemos encontrar nuevas formas de expresar cariño y demostrar la importancia que tiene de que nuestro familiar se encuentre en buenas manos. 

En cuarto lugar, ayuda a tu familiar a adaptarse a la residencia. Habla con él o ella y trata de ayudarle a identificar actividades y rutinas significativas para facilitar su adaptación.

En quinto lugar, se puede crear una historia de vida para compartir con personas importantes, eventos e información que permita al personal de la residencia conocer mejor a tu familiar y crear un mejor análisis de necesidad. 

En sexto lugar, recuerda tu capacidad, no solo para prestar atención a las necesidades de cuidado físico de tu familiar, sino también en visitar y construir tu relación con él o ella. 

Por último, la mayoría de los familiares sienten que es un privilegio cuidar a sus seres queridos, y no desean que se les libere del trabajo de ofrecerles atención, incluso si es una carga física y emocional. Pero, respetar las decisiones de otras personas o, incluso, apoyarlas en esos momentos de adaptación puede facilitar todo el proceso de ella y su familiar.

All Right Reserved 2021 BigYoCuido